LA TERRIBLE VIDA Y EL ARTE...

820 Visualizaciones

Este trabajo obedece tan solo a mi gratitud hacia las mentes puras que nos regalan el exacto sentido del arte.
Los outsiders son artistas autodidactas, al margen de la cultura oficial, no persiguen ser famosos, ni ganar dinero, ni complacer a nadie.
Judith Scott, fue abandonada por sus padres a los seis años, en una residencia para discapacitados mentales en Columbus, padecía síndrome de Down ineducable.
En los centros donde permaneció 36 años jamás se dieron cuenta de que era sordomuda.
Nunca le enseñaron a leer ni a escribir, ni tampoco el lenguaje de signos.
Vivió sumida en el silencio.
El Creative Growth Art Center es una institución artística, no es un centro de terapia. Se fundó en 1974 y desde entonces los discapacitados que allí acuden han producido cerca de 450.000 piezas.
La presente documentación ha sido obtenida de múltiples medios, básicamente de El País.
En ningún caso se ha tratado de vulnerar derecho alguno.